Pit cuatro

Imagen: NASCAR HOME TRACKS.

Imagen: NASCAR HOME TRACKS.

“Piloto más popular”, otra forma para engañar a patrocinadores

Por: Víctor Galván Juárez

Entrada a pits… Cuando un piloto gana carreras no necesita mayor carta de presentación. Ser campeón de una serie, si bien no es una garantía de patrocinio, lo acerca bastante para permanecer en un equipo de punta.
Estar en el top 3 de manera constante garantiza que un piloto esté en el ojo de los dueños de los equipos y es casi un hecho que podrá tener asiento.

Pero, ¿qué pasa con los pilotos mediocres, o los que terminan en los últimos lugares? Ellos necesitan pagar su asiento, si es que desean continuar en la serie. O bien, “entrampar” a algún incauto patrocinador, para que les permita formar parte de las parrillas.

Es aquí donde buscan cualquier arma para engañar, “entrampar” y sacar dinero a los patrocinadores. Y les ha venido de maravilla el mentado trofeo al “Piloto Más Popular”.

Si bien en Estados Unidos millones de personas son seguidores de NASCAR y compran millones de dólares en mercadotecnia de sus pilotos, en México no es así. Los números del negocio no permiten que se mienta. Allá se creó la votación al “Piloto Más Popular”, y es real. Siempre gana alguno de los pilotos que están en los primeros lugares, es lógico (Dale Earnhardt Jr. lo ganó en 2013, por undécima vez consecutiva).

La gente no va a escoger a un piloto que ni conocen, o que siempre choca, o peor aún, que le echa a perder las carreras a los que si son contendientes al Desafío.

Los fans van a votar por los pilotos triunfadores, los que protagonizan los duelos por la punta.

Salida de pits… Sin embargo, en México no es así. Las personas que asisten a las carreras muestran muy poco interés por la encuesta online de una página que no es conocida en nuestro país, y entonces la votación se centra en los amigos, familiares y gente muy cercana a cada volante.

Aquí donde se aprovechan los malos pilotos, los que nunca han ganado una sola prueba. Los que no pelean por los Top 3, los que chocan, abandonan y echan a perder carreras.

Ponen a votar a los amigos y familiares una y otra vez, hasta obtener la mayor cantidad de “votos”. Y claro que vale la pena, si de ello sacarán miles de pesos al año.

“Dame tu dinero, patrocíname, mira como la gente me sigue y está al pendiente de mi, gané el Trofeo al Piloto Más Popular”, y el patrocinador, que desconoce totalmente el automovilismo, le cree.

Jamás le dice que no ha ganado ni ganará carreras. Tira el anzuelo y punto. Después el patrocinador se da cuenta de que está poniendo su dinero en un costal de papas y ya es muy tarde, pero no tanto como para tirar su dinero el próximo año. Los patrocinadores huyen y el daño a nuestro deporte, está hecho.

Si no tienen talento (ni victorias), al menos podrían tener ética.

Infopits©

@Infopits

Envía tus comentarios a:
Infopits

INFOpits Verde. Cuidemos los árboles, no imprimas esta nota a menos que sea sumamente importante.
Anuncios

Categorías:Columnas, Pit cuatro

A %d blogueros les gusta esto: