CAMBIOS…

Honor a quien honor merece…
Por: Ignacio Galván y Soza

PRIMERA… No amigos, no es de ahora, desde que Rubén García Mateos era un niño siempre le auguraba que sería un campeón en toda la extensión de la palabra. Y ahí están los resultados; logró el título de Nascar México Series por segunda vez. Vaya un sincero abrazo a Rubén, al junior, como han dado en llamarlo.

Desde luego que hay que reconocer la labor tan exitosa del ingeniero Ramiro Fidalgo, quien tiene a su cargo lo más ‘peliagudo’, mantener el auto ‘al centavo’. Felicidades pues, tanto a Ramiro como al resto del equipo.

“Van dos títulos y ojalá que sean muchos más”, dijo Ramiro. Además elogió el trabajo de García al afirmar que “es un piloto 100% profesional y ahí está el justo premio, un hombre que ha sabido asumir su responsabilidad como piloto profesional a pesar de que es un joven de 23 años”…

SEGUNDA… A quien quiero dirigirme en está ocasión y apoyado en la amistad que siempre hemos tenido es a Rubén García Novoa. ¿Verdad que es bueno el chamaco? Lo pregunto porque en algunas pláticas sostenidas sobre este asunto, como que había duda de la capacidad del ahora bicampeón… apuesto que ahora estarás más  que contento. Felicidades.

Y pregunto al licenciado Carlos Slim Domit y a Jimmy Morales ¿Habrá alguna oportunidad para que García Jr. corra en Estados Unidos con el apoyo de Telmex o Telcel? Recordar que Rubén compitió el año pasado en la categoría  K&N. Rubén no los va a hacer quedar mal. Puede ser que por ahí haya surgido un mal entendido, pero estoy seguro que eso se puede olvidar…

TERCERA… La carrera se celebró muy al estilo NASCAR -como se lleva a cabo en Estados Unidos y como nos tienen acostumbrados también en México- choques por todos lados y de todos “sabores”. Me llamó la atención ver en la competencia a pilotos como Héctor Félix, Pepe González a Víctor Barrales y a uno que otro que pertenece al grupo que llamo “los mismo de siempre”  y no fallaron, estuvieron presentes en los choques.

Recuerdo que hace algunos años se celebraba una carrera llamada “La última oportunidad”, con seis o siete pilotos que no habían dado los tiempos mínimos para correr en “la grande”.

Si no me equivoco fue en el óvalo de San Luis Potosí cuando sugerí (y luego en CAMBIOS…) que se hiciera una carrera para los lentos. Se hizo y  ahora se hace llamar categoría Challenge. Luego entonces ¿por qué siguen algunos de los “mismos de siempre” en Nascar México, chocando como es su costumbre?

CUARTA Y REVERSA… El asunto es delicado y puede resultar un mal ejemplo. Lo hecho y dicho por Rodrigo Rejón luego de que un choque múltiple lo dejara sin la más mínima posibilidad de obtener el campeonato de los Challenge, y cuando trataron de entrevistarlo, el joven piloto aseguró que había sufrido un robo.

Rodrigo fue más allá, acusó a Dörrbecker de robo y por eso había resultado campeón. ¿Cómo y por qué culpa a Miji de robo? No es explicable su actitud, Rodrigo chocó con el auto de su hermano y en esa forma quedó fuera de la lucha por obtener el título. Dörrbecker siempre estuvo al frente… en toda la carrera ¿en dónde está el robo?

¿Y el director de carrera y los oficiales de pista mandados por la FEMADAC no han dicho nada? Reitero, esa situación puede ser un mal ejemplo, sobre todo porque Rodrigo es un piloto joven al que hay que enseñarle a controlar sus ímpetus, será un buen piloto y puede ser un futuro campeón. Se ha ganado la confianza de sus patrocinadores, pero también se ha ganado una sanción. “No hay mal que por bien no venga”. Y hasta los próximos CAMBIOS…

Como siempre a todos nuestros entrañables lectores y amigos les invito a que hagan sus comentarios, buenos, regulares y hasta de enojo, a estos correos: perroignacio@hotmail.com
elperrogalvan@gmail.com

Infopits©
@Infopits

Envía tus comentarios a:
Infopits

INFOpits Verde. Cuidemos los árboles, no imprimas esta nota a menos que sea sumamente importante.
Anuncios

Categorías:CAMBIOS..., Columnas

Etiquetado como:,,,,

A %d blogueros les gusta esto: